Home

… y, de nuevo, Mercedes Gallego.

Mercedes Gallego se toca el pelo mientras habla. Lo hace, además, siempre de la misma manera: primero, izquierda; luego, derecha, para, finalmente, soltar el último mechón que ha colocado detrás de la oreja. No es hasta después de un par de encuentros cuando te das cuenta de que es menuda, algo que, de entrada, con su carácter, pasa totalmente desapercibido.

Es esa personalidad, al igual que la vitalidad que desprenden sus ojos marrones, lo que te permite verla, casi de forma inevitable, en muchos de sus personajes. Primero, en la joven de Mo Duine y, ahora, en su Blanca de Guzmán. Parece como si ella y su corta melena estuvieran retando de frente al estirado escocés o al salvaje corsario –también escocés, por cierto. Ella, con esa lengua directa, con esa naturalidad de quien no conoce el miedo porque no tiene nada que ocultar, marcada por la inocencia, pocas veces, y por una discreta e inteligente picardía, en muchas más ocasiones.

En Con Patente de Corso, Mercedes Gallego crea un personaje con carácter, con una curiosidad innata y ansias de libertad.

La última novela que ha llegado a mis manos, esa en la que sale Blanca de Guzmán, reedita -sin resultar repetitivo- el relato romántico plagado de aventuras. Ambientada en pleno siglo XVII, la historia comienza cuando el corsario escocés Justin MacKane asalta una goleta española que va camino del Nuevo Mundo. El escocés sacará del ataque algo más que un buen botín: la dama española que va a bordo le cambiará la vida. En un acto de rebeldía y de curiosidad innata, la muy joven Blanca le pedirá quedarse a su lado para escapar del matrimonio concertado que le espera en las Américas. El resto, hay que leerlo.

con-patente-de-corso_portada

Con Patente de Corso es ante todo una novela de aventuras, de piratas, de esas que te trasladan a otras épocas y te invitan a soñar, sin límites, sin tapujos, como merece la imaginación.

Hay un punto previsible en los personajes que, lejos de ser negativo, te permite conectar con ellos y convertirte en parte de la historia. 

Mercedes Gallego consigue ese efecto gracias a una trama ligera pero adictiva. Si bien uno se familiariza tanto con los personajes que, en ocasiones, puede predecir su próxima reacción o su próximo plan -piensa lo más descabellado, arriesgado o peligroso, y eso será lo que sugiera la ¿inocente? y temeraria Blanca-, no ocurre lo mismo con la historia, que consigue dar giros lo suficientemente cuidados como para sorprender y enganchar al lector.

Si lo que se busca es evasión y diversión, a mí no se me ocurre nada mejor que sumergirse en la pluma de esta extremeña. Una lectura que recarga las pilas.

Y ahora, si me disculpan, tengo Asuntos Pendientes esperándome. Seguiremos informando… 🙂

Podéis leer a Mercedes Gallego en dosis más pequeñas en su blog: tintadreams.blogspot.com.es

Foto portada: De Cornelis Claesz van Wieringen – http://www.rijksmuseum.nl. Dominio público.

Anuncios

2 pensamientos en “Una de Piratas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s