Home

Un artículo muy interesante sobre la ineptitud de empresas y consumidores. En este caso, le ha tocado RENFE. ¿Nos sobornan a cambio de nuestro silencio? ¿O es que sencillamente a ninguno de los dos nos importa? Altamente recomendado – si no, no lo rebloguearía! :p

Mentálforas de un Plumilla

Por estos lares somos tozudos impulsores de la corriente sociocultural del ‘mecagoentodismo’ en su vertiente del ‘lirili’, sin embargo, la rama del ‘lerele’ está más en declive. Somos expertos en hacer ruido, pero el cultivo de las nueces lo dejamos en un barbecho demasiado tardío y termina secándose por completo. Protestar, quejarse, patalear, bufar y rechinar los dientes es un ejercicio de libertad, pero materializar ese malestar ante un escarnio de un modo efectivo es más que un derecho, una responsabilidad.

De un modo flagrante, sin explicaciones ni justificaciones, un tren procedente de Madrid con destino a Huelva se retrasó hace unos días durante algo más de una hora. Los vagones se plagaron entonces de lógicos improperios, defecaciones en progenitoras meretrices, imploraciones divinas y aspavientos varios. Los revisores, hastiados de situaciones similares,  se convirtieron en psicoterapeutas improvisados y los asientos, en divanes con mesita reclinable. Fueron minutos tensos de conversaciones…

Ver la entrada original 634 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s