Home

El grupo de folk extremeño conquista al público segedano con su combinación de la tradición y lo contemporáneo, invitándonos a un viaje por lo que fuimos, somos y seremos. 


Sublime. Sencillamente, sublime.

Hay pocas palabras que puedan definir con exactitud el concierto que Acetre ofreció anoche en Zafra y, aún así, por momentos me planteo si el término hace justicia al espectáculo al que tuvimos el placer de asistir. Una de esas “pequeñas cosas” que consiguen alegrarte una tarde de verano; un auténtico regalo, de esos que recuerdan lo deliciosa que la vida puede llegar a ser.

El grupo de folk extremeño consiguió poner en pie al público en un teatro para el que las localidades se habían agotado con varios días de antelación. Arrancó aplauso tras aplauso, ovación tras ovación, por un trabajo impecable, cargado de sentimiento y emociones compartidas.

Acetre nos invitó a recorrer Extremadura a través de la música

con una propuesta que sería la envidia de los mejores operadores turísticos. De Cáceres a Badajoz, con paradas en Montehermoso, Hervás, Olivenza (de donde es originaria la banda) o la propia Zafra, y con incursiones discretas en Portugal. Nos tendió una mano para guiarnos por nuestra propia tierra y reconectarnos con ella. Nos llevó a saborear el mestizaje, la historia, a encontrar nuestras raíces, con una combinación de lo auténtico y lo contemporáneo inigualable. Porque eso es lo que hace Acetre, recuperarnos, quitarnos el polvo y atesorarnos bien para que nunca más volvamos a perdernos; mimarnos por lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos.

ACETRE_discografíaHistorias de amor y desengaños, de creencias, de faenas y labores que casi hemos olvidado, de puentes que conectan y separan pueblos, de distancias que nos unen y nos separan. Relatos cantados y dialogados, en el extremeño de nuestros abuelos y también en portugués. Perantones, pindongos, alboradas, verdegaios y fados, interpretados desde el respeto por lo que ha sobrevivido al paso del tiempo y desde la experimentación, combinando las notas del saxofón, el bajo o un espléndido violín con voces llenas de carácter y el sonido de una cuchara golpeando con delicadeza una vieja sartén.

Sobre el escenario, sus ocho componentes tejieron hermosas melodías, como finas hebras que se enlazan para configurar la más preciosa de las sedas. Una puesta en escena elegante, mesurada, pero también divertida, que mostraron la esencia pero también la evolución del grupo.

Sin duda, Acetre ha cambiado desde que nos conocimos

(y supongo que más aún desde que nació en los 70), pero sigue creciendo como el niño que, tras descubrir su don, aprende a explotar todo su potencial. Acetre se reinventa a cada paso, haciendo tan placentero escuchar sus nuevas creaciones como recrearse en sus clásicos (espléndido ayer el Canto de Gamusinos) que reinterpreta conservando su alma pero con un toque de frescura.

Y, de fondo, la misma mirada amable, la misma sonrisa cándida que recordaba en su director y compositor, José-Tomás Sousa —Joseto para quienes lo conocimos antes en su faceta de profesor de inglés.

Creo que nunca lo vi en el centro de la fotografía, pero su presencia en una esquina del escenario, a la guitarra, no impide que su modestia y su entrega se trasladen a todo lo que hace. Eso es lo que conquista de este grupo desde los primeros acordes.

“El acetre era una especie de vasija de barro para sacar agua de los pozos. Pues bien, al igual que el acetre saca el agua de los pozos, nosotros sacamos la tradición de la gente, sacamos canciones antiguas a partir de la gente mayor.” (J.T. Sousa)

 

El concierto de anoche me trajo muchos recuerdos, en parte por ese efecto mágico que tiene la música de calidad. De alguna manera, me permitió transportarme a esa noche de verano en que los descubrí. Entonces, Acetre me conquistó. Anoche, me conmovió.

(Y, al final, Joseto, el público no pudo aguantar la rectitud del teatro, con sus gradas y sus butacas, y las palmas impulsaron a la gente a ponerse en pie para bailar al son de vuestras creaciones. Tal y como tenía que ocurrir.)

Larga vida.

 

ACETRE_más info


Hace unos años, tuve la oportunidad de hablar con José-Tomás Sousa y realizar la que siempre he considerado mi primera entrevista profesional. Con mucho cariño, recupero hoy este humilde trabajo (que podéis descargar en este enlace). Espero que disfrutéis de su lectura tanto como lo hice yo al escribirla. 

 

(Foto portada: Acetre)

Anuncios

Un pensamiento en “Acetre: elegancia con raíces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s