Home

Es inteligente porque contribuye a crear un sistema más justo para todos y es más respetuoso con el medio ambiente.

Si tuvieran la posibilidad de elegir, ¿qué le pedirían a un “teléfono inteligente”? El poder llamar y mandar mensajes queda por descontado. Piensen más bien en esas otras características que harían más deseable el terminal…

Posiblemente, les vendrán a la cabeza una cámara de fotos con alta resolución, y todas esas aplicaciones diseñadas para hacer su vida mucho más fácil y placentera. (¿Quién a estas alturas podría vivir sin saber qué temperatura hace en Estambul, tener un entrenador personal en el móvil, o matar las horas exterminando pajaritos?) Pero ¿qué responderían si les dijera que hay teléfonos que pueden ir incluso más allá del convencional “móvil listo” o “avispado” al que estamos acostumbrados?

En otoño, entrará en el mercado el que podría considerarse el primer teléfono verdaderamente inteligente de la historia. Y les explico por qué.

 

Por primera vez, será posible adquirir un teléfono móvil que “piensa” en el efecto que su proceso de producción y su larga vida tienen en la sociedad y el medio ambiente. Y no sólo “reflexiona” sobre ello, sino que trabaja de forma activa para mejorarlos.

Fairphone es el primer teléfono móvil producido con minerales que no proceden de zonas en conflicto; el primer terminal producido por trabajadores que reciben un salario digno y cuyas condiciones laborales se ajustan a los estándares internacionales de seguridad y calidad en el trabajo. Fairphone es el primer móvil que ofrece total transparencia en su proceso de creación, simplemente, porque no tiene nada que ocultar.

Como su propio nombre indica, este primer fairphone se ajusta simplemente al concepto de comercio justo con el que estarán familiarizados, y habla por sí mismo de ser justo con con quienes lo producen, con el medio ambiente y con sus usuarios. Para éstos últimos, este nuevo teléfono inteligente tendrá las mismas características que cualquier otro aparato en el mercado (con algún plus, como dual-SIM) con el valor añadido de que promete durar en el tiempo (ya saben, “ya no se hacen teléfonos como los de antes”) y anima a ser reciclado al finalizar su vida útil.

“Como diseñador, me preocupa que nadie entienda cómo funciona la cadena de producción de un teléfono móvil”, explica Bas van Abel, director de Fairphone. “Comprando este teléfono, la gente está priorizando el elemento social, sus propios valores, y sumándose a todo un movimiento que pretende cambiar en modo en que hacemos las cosas”.

A 4 días de que termine la campaña de crowdfunding que sus creadores han puesto en marcha para comenzar la producción efectiva de este teléfono inteligente, Fairphone ya puede presumir de haber superado con creces todas las expectativas.

El objetivo que la empresa social responsable del proyecto se había marcado era vender 5.000 terminales antes del 14 de junio. El proceso de preventa del teléfono le permitiría recaudar el dinero necesario para producirlo y distribuirlo a los compradores en otoño. Para su sorpresa (o no), más de 6.500 personas han pagado ya por él, ofreciendo su apoyo a una iniciativa que pretende retar a la industria y demostrar que es posible cambiar el modo en que vivimos por uno más justo y sostenible.

¿Les parece esto suficiente “smart”?

 

Justo a tiempo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s